Seleccionar página

Viñas sin regadío

Llegado el verano, tapamos todas las cepas con redes para evitar que los pájaros u otros animales dañen las uvas. Debe quedar perfectamente cerrada la cepa. Para nosotros, esta operación es muy necesaria ya que por el motivo que sea, los bandadas de tordos acuden sin descanso a comer estas uvas en el momento de comenzar el envero. Aunque no sepamos el motivo de esta invasión, sí sabemos lo desagradable que es encontrar racimos con uvas comidas por los pájaros. No podemos admitir un producto degradado.

 

Tenemos el convencimiento de que la calidad de la uva es muy superior sin regadío

 

Nuestra producción depende muchísimo de las condiciones climáticas y de la calidad de las operaciones que hemos realizado como ha quedado descrito. Como nuestro objetivo no es tener una gran producción de uva, hemos rechazado la posibilidad de montar un sistema de riego por tener el convencimiento de que la calidad de la uva es muy superior sin regadío.

Esta decisión es consecuencia de saber que en nuestra zona las lluvias se dan principalmente en invierno y al comienzo de la primavera. A partir de esta época el clima se hace muy continental con fuertes calores, no siendo habitual que la uva pierda calidad como consecuencia de baja pluviosidad que es donde nos obligaría a poner riego por goteo. Somos conscientes de que no disponer de esta posibilidad puede traer consigo que algún año la producción sea excesivamente baja. Si es así y la calidad es baja, la decisión última es no recoger la uva de ese viñedo.